lunes, 31 de diciembre de 2012

Velas de Viento: Capítulo 2


Hola :)
¿Qué tal? Espero que esteis disfrutando mucho mucho de las Navidades. Bueno, os dejo el segundo capítulo, a ver si os gusta.



Johanna suspiró resignada y recogió el cubo de la fregona. Le ató una de las cuerdas al asa y lo arrojó por la cubierta. Cuando lo volvió a sacar, este estaba lleno de agua de mar. Sumergió la fregona en el cubo y comenzó a fregar. Este era su castigo, fregar toda la cubierta ella sola. No era un trabajo especialmente difícil ni duro, pero sí vergonzoso. Limpiar no era una tarea aceptable para ella, de eso se ocupaban los grumetes y la gente de más baja posición, aquellos que no valían para otra cosa porque no sabían ni luchar ni leer. Johanna sabía hacer las dos cosas, así que le parecía que fregar dejaba por los suelos su orgullo. Además, su padre le había puesto su castigo por la mañana, que era cuando la cubierta bullía con más actividad.

Poco a poco, esta se fue llenando también esa mañana. Un nuevo timonel remplazó a Jared y llegó el resto de la tripulación. Estos apagaron las linternas que se encendían de noche para no gastar combustible y extendieron las velas para aprovechar al máximo la brisa de la mañana. Un nuevo vigía subió por las jarcias a lo alto del palo mayor para informar de cualquier novedad.

Johanna procuró mantenerse al margen. Se concentró en su trabajo con la cabeza gacha y trató de que nadie se fijase en ella. Sin embargo, no lo consiguió. No todos los demás eran tan agradables como Bill y Fred, y la mayoría le tenían envidia por ser hija de quien era, así que ese día se desquitaron a gusto con ella. Johanna procuró hacer caso omiso de las burlas, sabía que si dejaba ver que estas la afectaban sería mucho peor. En lugar de eso, solo pensó en fregar y en que ahora soplaba más aire que antes.

Con las velas totalmente desplegadas, se avanzaba mucho más rápido, aunque no hiciera demasiado viento. Aquel barco tenía unas velas estupendas: amplias, resistentes y siempre inmaculadamente blancas, ya que se lavaban a menudo. De estas venía el nombre del barco: Velas de Viento, y era el barco de tamaño considerable más rápido que se conocía.

Los pensamientos sobre velas no le duraron mucho a Johanna y según se iba llenando la cubierta, se iba haciendo más difícil ignorar las burlas.

-¡Eh, Joe! ¿Qué se siente al trabajar cómo los demás? ¿Demasiado duro para una niña mimada como tú?-Oía por su derecha.

-¿Qué pasa, Joe? ¿Ya no eres el ojito derecho de papá? Oh, pobrecilla.-Le decían por su izquierda.

-¡Joe, te has dejado ahí una zona sin limpiar!-Escuchaba constantemente.

-Joe...

-¡Cómo digas algo más juro que te tragas la fregona!-Gritó Johanna a la última persona que había hablado, perdiendo los nervios.

Estaba dispuesta a cumplir su promesa, pero se paró en seco al ver a quién había amenazado. Estaba apuntando con la fregona al mejor amigo que tenía en el mundo.

-Dick, perdona.-Se disculpó ella.-Es que ya me tienen harta.

-Será mejor que te controles, estás haciendo esto por perder los nervios y lo sabes.

-¡Pero es que ellos me provocan!-Protestó Johanna.

-Pues no te dejes provocar.-Terció su amigo.

Johanna no le replicó más, dándole así la razón. Sabía que Dick solo quería lo mejor para ella.

-¿Dónde estabas?-Le preguntó.

-Durmiendo, ¿dónde iba a estar?-Contestó Dick.-Hoy es mi día libre.

-Podías haber venido antes a hacerme compañía.-Le echó en cara Johanna.

-¿Pero tu qué te has creído? No eres tan importante para mi.

-Al final te vas a acabar tragando la fregona.

-No eres capaz.-Desafío Dick.

-¿Qué no? Vas a ver.

Johanna le golpeó a Dick en el pecho con fuerza con el cabezal de la fregona y le empapó la camiseta. Él formó un cuenco con las manos, las sumergió en el cubo y le salpicó agua a ella. Al final acabaron los dos mojados y sin poder parar de reír. Dick era el único que podía hacer reír a Johanna en cualquier momento. Ambos eran como hermanos, inseparables desde pequeños, y por eso se protegían el uno al otro.

Dick se quedó con Johanna hasta que esta acabó de fregar y, aunque las burlas no cesaron, a ella no le importó más. Cuando ella por fin acabó su castigo y la cubierta quedó reluciente, ya era casi mediodía y hacía un calor agobiante, hacía rato que se les habían secado las ropas. Sonó entonces la campana de cambio de turno, que también indicaba que era la hora de comer.

-¿Qué dices, Dick? ¿Tienes hambre?

-Pues no mucha, he desayunado tarde ¿Y tú?

-Bastante, yo sólo he desayunado una galleta dura y ni siquiera me la he comido entera.-Le contó Johanna.

-Lo que no entiendo es cómo has sido capaz de darle un sólo bocado, para mi es imposible masticar eso.

Mientras ambos bajaban al comedor, se encontraron con Peter. Él había sido el causante de que a Johanna la castigaran limpiando la cubierta, él era el que la había provocado la otra vez. Los dos se miraron con odio pero no se dijeron nada. A Peter todavía se le notaba bastante el ojo morado, obra de Johanna, por mucho que se lo intentara tapar con un mechón de su pelo rubio.

-Vamos, no le hagas caso.-Recomendó Dick.

-Ese tío es un imbécil.-Dictaminó Johanna.

-Eso lo sabemos todos. Lo que no entiendo es cómo le haces caso.

Antes de que Johanna pudiese contestar, llegaron al comedor y el bullicio reinante cortó su conversación.  

14 comentarios:

  1. Perfecto, Luba, sigue escribiendo, porque tienes algo, no sé, un don.
    Me encanta, sigue pronto!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta!! Por fin sé más o menos cómo acabó Johanna fregando ^^ Beshines y feliz fin de año :3

    ResponderEliminar
  3. Lo que más me ha gustado del capítulo ha sido saber que tiene un gran amigo entre tantos marineros burlones. Espero conocer más a ese tal Dick. Es más, quiero leer muchos más capítulos y eso que estamos en el segundo jaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja le conocerás, tranquila xD Pues ya iré subiendo los demás :P

      Eliminar
  4. Esta realmente perfecto cielo! Un beso y feliz año nuevo!
    http://macherieladyartiste.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, feliz año nuevo a ti tambien :D

      Eliminar
  5. LUBA!! Me alegro de que no dejaras de escribir jajaja

    ResponderEliminar
  6. Que bien escribes :) Me encanta el ritmo que llevas!
    Sigue así
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Bueno mi ritmo...ejem...comparada con como escribes tu yo voy muy lenta xD

      Eliminar
  7. ¿Por qué está castigada Joe? pobrecilla ¿Qué tipo de hija de noble cuna es? haha ¿En qué época esta basada la historia?
    sigue así, vas muy bien, me gusta mucho tu forma de escribir, sencilla pero a la vez motivadora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es que sea muy de noble cuna jajajaja ya lo vereis ;)

      Eliminar